¿Has oído hablar de la cédula de habitabilidad pero no sabes de qué se trata o cómo conseguirla? No te preocupes, en esta entrada conseguirás todo lo necesario para comprender los detalles de este trámite. 

Este requisito es esencial para las operaciones de compra, venta, y alquiler de inmuebles. Te ayudaremos a listar todo lo que necesitas para su tramitación. Además entenderás los distintos tipos de cédulas de habitabilidad que podrás solicitar según sea tu caso. 

 

Te recomiendo leer: Cambio de bañera por plato ducha

¿Qué es la Cédula de habitabilidad?

Se trata de un documento que certifica que una vivienda o estructura residencial está en condiciones adecuadas para ser habitada. Sin una cédula de habitabilidad no es posible aprobar la ocupación de una vivienda.

Para ello, la vivienda debe pasar por una serie de revisiones técnicas para comprobar su estado desde varios putos de vista. Este documento se crea con la finalidad de aportar seguridad y tranquilidad a los habitantes de una edificación. 

Según la comunidad autónoma donde se encuentre la vivienda, los requisitos pueden variar. El año de construcción, y otros detalles propios del edificio son variables que pueden incidir en lo riguroso de la supervisión.  

Sin este documento no podrás poner en alquiler una vivienda, por lo que es fundamental si te dedicas a este negocio. 

 

Tipos de Cédulas de habitabilidad

No existe un solo tipo de cédula de habitabilidad, por lo que deberás conocer cada una de ellas y así saber cuál debes gestionar. Sigue la lectura con nosotros y entérate de todos los modelos de licencias de ocupación.

Cédulas de primera ocupación

Se emiten cuando un inmueble ha sido construido y será habitado por primera vez. También es conocida como licencia de habitabilidad de vivienda nueva. Es el Ayuntamiento el que debe emitir esta cédula al momento que se dé por concluida una obra residencial.

Tendrá vigencia hasta que el inmueble sufra alguna reforma en su estructura, o pase a manos de un nuevo propietario.

Para remodelación

Cuando realizamos una reforma estructural de una vivienda, entonces debemos tramitar una cédula de primera ocupación con reforma. Esto garantiza que después de los reajustes, el edificio o vivienda está en condiciones de recibir ocupantes.

Cédulas de segunda ocupación 

Se trata de cédulas que se gestionan en viviendas antiguas, y que necesitan renovar su condición de habitabilidad. Por lo general se realiza este trámite justo cuando se producirá una venta o traspaso del inmueble. 

También debe ser solicitada si se ha agotado el plazo de vigencia del documento. 

 

¿Cómo tramitarla?

Para obtener de manera satisfactoria una cédula de habitabilidad debes acudir a un arquitecto o especialista certificado en bienes inmuebles. Es preciso que este profesional esté colegiado, y que esté facultado para solicitar ante el Ayuntamiento este tipo de trámites. 

Este profesional inspeccionará la vivienda para evaluar de manera detallada si reúne las condiciones para ser habitada. Luego, en el Colegio de Arquitectos se visará el documento que certifica las condiciones operativas de la vivienda. 

Una vez completado este paso, es necesario que las autoridades del Ayuntamiento emitan la cédula de habitabilidad una vez constatada la autenticidad del visado. 

 

Te recomiendo leer: Cómo hidratar el pelo seco y dañado

Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter